Make your own free website on Tripod.com

LOS DERECHOS PATRIMONIALES DEL AUTOR

_________________________

 

       Los derechos patrimoniales tienen por origen el trabajo intelectual. Su entidad es distinta que la del derecho moral, pero sumamente importante para el autor. Su valor está en relación con la concepción que la sociedad tiene.

       Podemos considerar que la obra y la personalidad del autor -es decir, los derechos personalísimos- tienen una entidad jurídica más importante que la retribución patrimonial. Tal es el sistema europeo, que reconoce los valores culturales que la obra aporta; en cambio, en el sistema angloamericano, es un hecho económico independiente y general (el Copyright y, aparte, su trascendencia cultural).

       En el campo de los derechos patrimoniales, rige la libertad de contratación. No se tiene otra limitación que la establecida en la ley y la voluntad de las partes. El creador puede fraccionar de manera temporal o espacial esos derechos para su explotación conjunta o exclusiva de él o de terceros, pero la cesión o autorización de uso de los mismos siempre se supone onerosa.

       ¿En qué consiste el derecho de reproducción? Es la facultad de explotar la obra en su forma original o transformada, mediante su fijación en cualquier medio o por cualquier procedimiento que admita su comunicación o copias del todo o de partes de ella. Los medios de reproducción actualmente son variados: la edición gráfica, la reproducción de grabaciones sonoras o de fijaciones audiovisuales, la inclusión en sistemas de computación vía Internet, la comunicación satelital, etc., etc.

El derecho de comunicación publica

       Se trata de aquellos actos por los cuales un número indeterminado de personas acceden a la obra o parte de ella, en forma original o transformada, a través de las distintas formas de reproducción mencionadas. A estas pueden agregarse: recitaciones, lecturas, conferencias, transmisiones, retransmisiones, etc. Al respecto, el art. 50 de la ley 11.723 dispone: "A los efectos de la ley se consideran como representación o ejecución pública, la trasmisión por radio, televisiva, la exhibición cinematográfica, de televisión o cualquier otro procedimiento de reproducción mecánica de toda obra literaria o artística".

       También existe un derecho de transformación: es especialmente mediante la adaptación, la traducción, la actualización, el resumen, el arreglo, la compilación o la creación de la obra derivada.

       Además, también es reconocido un derecho de participación. Aunque no reconocido por todos los sistemas jurídicos, el derecho de participación, o "droit de suite", reconoce a las autores de obras artísticas o de manuscritos de obras gráficas a percibir parte del precio de las reventas sucesivas de sus obras originales, siempre que se realicen en subasta pública o mediante la intervención de un comerciante o agente comercial. Este aspecto del derecho de autor no aparece regulado en el sistema argentino.

       A su vez, el autor tiene el derecho de distribución o disposición al publico del original, o de copias o ejemplares de la obra para su venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma, en número suficiente y siempre con autorización expresa del autor o de sus derechos habientes cuando lo realice un tercero.

_________________________

VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL